EL SUPERHOMBRE

martes, 5 de octubre de 2010

Si algo odio de los superhéroes es que representan la idea del superhombre de Nietzsche. —Y odio a Nietzsche—. Porque en ambos casos se trata de un ser extraordinario —es decir, inusual, fuera de lo común—, cuya diferencia, en resumen, radica en la invulnerabilidad de algún aspecto de su ser. En el caso de los Superhéroes no sienten el dolor o son inmunes a las balas o pueden volar o tienen fuerza extrema para enfrentar y resolver las adversidades, y de allí desprenden como por arte de magia valores como el altruismo, heroísmo, audacia, coraje, poder y su única dificultad radica en ocultar su personalidad —por lo que la mayoría son esquizoides— o mantener a su reducido grupo de amigos o amantes protegidos, ya que suelen ser su único punto débil. En el caso de Nietzsche, se trata de un hombre superior cuya inteligencia y predisposición humanas le vuelven prácticamente imposible cualquier contacto real con algún otro, pero este sacrificio es compensado con la idea de que está llamado a ser líder, que salvará a los demás por una acción extrema, externa y radical, transformando el mundo para mejor.
Tanto los superhéroes como el superhombre son seres que luchan solos y no contraponen su sistema de valores a juicio porque ambos tienen una extrema lucidez y conocimiento sobre el bien y el mal.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, que tal Fabiola. A mi me gustaría ser Superman, volar, indestructible, vencer el mal, proteger a los buenos, codiciado por las mujeres, también tiene algo de sufrido con la Kryptonita, así que también es vulnerable cuando el director de la película así lo requiere para enternecer al público. No me lo imagino esquizofrénico, aunque me gustaría que algun director filmara alguna película con un Superman en ese estado, sería comiquísima ó de terror. No quiero ni pensar lo que pensarás de Batman y Robin y hasta del mismo Rambo. Dejemos a Patoruzú de lado porque es argentino. Chau, hasta la próxima.

Fabita dijo...

Uh, Batman! Es un héroe neoliberal porque su único superpoder es el dinero y el poder que el dinero trae. Frente a él, todos los villanos están pintados (por eso son villanos ridículos). Algunos gay dicen que junto a Robin son la primer superpareja homosexual que existe. Como sea, con Robin aparece el carácter paternalista de Batman, otra virtud más del héroe, ergo: Robin no existe...
Rambo es asesinado en la novela original por su propio comandante. Eso lo hace más humano, ahí tenés un héroe confundido, che!
Je je! Pero los cómics están buenísimos!

Anónimo dijo...

Uyyyyy, cuantas vueltas tenes con los super....., a mi me gusta verlos como héroes y nada mas, hasta el mismo San Martin debe haber tenido sus defectos pero no neguemos que es un prócer y es nuestro. A mi mas me molesta Tinnelli y su basura.